No hay manera que los estudiantes castigados por la SB 1146 se transfieran a las universidades estatales. Muchos tendrán que olvidar su sueño de obtener un título universitario. Pero si de alguna forma pudieran asistir a una escuela estatal en lugar de dejar de estudiar, ¡el costo para los contribuyentes de California sería de cientos de millones de dólares anuales!

Aun si solo la mitad de los estudiantes afectados por la SB 1146 fueran a las escuelas estatales, la SB 1146 le costaría a los contribuyentes $100 millones de dólares al año. Esto obedece a que las universidades estatales están muy subsidiadas por el estado, incrementando dramáticamente el costo por estudiante para los contribuyentes.

La SB 1146 discrimina a las minorías. Truncará los sueños de muchos estudiantes minoritarios pobres, y le agregará una carga insostenible al presupuesto estatal.